lunes, 6 de julio de 2009

British week

Bueenas! Como os comenté ayer, no os vais a librar de una buena sesión de fotografías tomadas por una servidora. Así que comencemos, que una semana y una buena tarjeta de memoria dan para mucho...

Dejé Zaragoza el día 19 de junio a la par que envejecía un añito más. El viaje fue bastante agotador. De Zaragoza a Reus en bus, de Reus a Birmingham en avión y de allí a Worcester en otro bus, más concretamente hasta el King's School (1). Más adelante os hablaré de su historia, porque en ese momento, como comprenderéis, no hicimos otra cosa que saludarnos/reencontrarnos e irnos a cenar. Teníamos toodo el fin de semana por delante.

El domingo 21 visité Cadbury, una muy famosa fábrica de chocolate. Qué decir. Te regalaban chocolatinas por todas las esquinas. Y todo con cierto toque wonkés. En mi cabeza se reproducía una melodía bastante conocida por todos...-willy-wonka-willy-wonka-el-chocolatero-ideal-. También fuimos de compras a Birmingham. Pero yo ya me había hecho con tres libros de Anthony Horowitz y ya no deseaba nada más..

El lunes 22 nos reunimos todos en el colegio. Y ahora sí: King's School fue fundado por Henry VIII o el españolizado Enrique VIII. Sí, sí, el de las cinco mujeres. A mí la historia me sobrecogió. Supongo que la conoceréis. Grosso modo decir que me sorprendió mucho como una podríamos decir aragonesa Catalina fue la causante de la ruptura definitiva entre Inglaterra y Roma... Aunque por allá sostienen que fue el hermano de Henry, Arthur, prematuramente muerto y antiguo marido de Catalina, el que desencadenó los acontecimientos... De cualquier modo, nos contaron la historia de ese pequeño cisma y después nos llevaron al ayuntamiento de la ciudad (2), donde nos recibió el alcalde. Su cargo es meramente honorífico, no os penséis.


Y llegó el gran día. El martes visitamos Stratford-upon-Avon, famoso por ser el pueblo natal - y mortuorio - de Shakespeare -sí, ese personajillo con el que tanta lata os he dado estos días...-. Vimos un pequeño museo que podría haber estado mucho más logrado y después entramos a la que fue su casa. ¡Qué emoción! Yo manoseé todo - en el buen sentido -. Y ahora ya puedo decir que he pisado el mismo suelo que Shakespeare. También lo podrían decir mis compañeros si hubiesen mostrado un poco más de respeto. Peor para ellos. Desde aquí animaros a todos de nuevo a leer algo de Shakespeare... Os dejará con buen sabor de boca.





Todo fue tan emocionante... La chimenea de Shakespeare, la joyería Yago - casi me da algo -, Helena y Demetrio paseando por Stratford, el complicado inglés de los sonetos que me compré, mi genialísima bandolera de Los Beatles - sí, no tienen nada que ver con Shakespeare, pero no pude resistir la tentación. Y la tumba. ¡Oh, la tumba! La iglesia es preciosa y las vidrieras una maravilla. Y allí está. Sencilla y simple. Pero está ese nombre repetido hasta la saciedad que lo cambia todo...



Ains. Abandoné Stratford muy a mi pesar. Pero al día siguiente me esperaba Oxford, así que mi melancolía fue, digamos, pasajera. ¡Qué preciosidad! Sería una maravilla estudiar en Oxford. El comedor, los jardines, el claustro, las edificaciones, el cuadro original del Greco, las togas, el libro abierto, el azul marino, el árbol donde Malfoy se convierte en hurón... Todo me maravilló.



El jueves nos quedamos en Worcester admirando las vistas desde lo alto de la preciosa catedral y poco nos quedó ya por hacer. Saqueamos de nuevo el HMV, bautizado por mí como la Fnac inglesa, del que me llevé dos películas - para quien quiera saberlo: Stormbreaker y JesusChrist Superstar.


Llegó el viernes y de su mano, la despedida. Y de la mano de ésta - valga la redundancia - una lluvia horrible. ¡Qué digo lluvia! Tormenta. Horrible. Me calé hasta los huesos o, como decimos en Aragón, me chipié. Cuatro horas de viaje en autobús rumiando y estornudando no son definitivamente buenas para la salud tras una semana de tan fuertes emociones... Una experiencia inolvidable y que me ha dejado con ganas de más.

Aun así, qué caramba, una semanita en la playa y ahora de nuevo en Zaragoza empezando Guerra y Paz no me parecen para nada un mal plan...

Besos!

5 comentarios:

CatrinA dijo...

P-R-I-M-E-R-A!!!!!


Q SHIDAS PICS!!!!!

NICE, NICE, THE BRITISH WEEK

Carlaiel dijo...

Wowooo! :3 Qué genialidad, por favor. Me encanta Iglaterra, y ahora es a mí a quien le toca actualizar el blog antes de irme 3 semanas a un pueblo perdido de la mano de Dios -bueno, no tan perdido, pero en pleno centro de la isla-, y que parece una ciudad de cuento! xDD
Wowo, me alegro de que lo hayas pasado bien y que no hayas cogido un resfriado con la tormenta, ¿o sí lo cogiste?

ciaooo,
wkisses:

Carly :3

Carlaiel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natalia dijo...

en realidad, sí que lo cogí

el tio de la artista dijo...

Hola¡¡ Hay muchas cosas que contarte, sobre tu viaje y nuevas aficiones , Beatles, pero bueno sólo por empezar. Sabes que la tía Reyes y yo estuvimos hace.... años en la casa de Shakespeare? con tu edad más o menos? Sabes que mi primer disco "adulto" fue el "Revolver" de los Beatles. Con la canción Taxman incluída? Te recomiendo que te hagas con el juego "rock star" de los beatles.
Hala besos para todos