viernes, 3 de septiembre de 2010

Estás esperando un tren

-¿Por qué es tan importante soñar?
-Porque en los sueños seguimos juntos
Inception. Sí, yo sigo llamándola así. Quizá mi estancia en América tenga la culpa, pero para mí la nueva película de Nolan siempre será Inception. Cómo me gusta Christopher Nolan. Primero el Caballero Oscuro, con ese grandísimo Joker, y ahora esto. Una obra maestra que consigue que acabes dudando de tu propia realidad.

No se puede hablar de la trama de Inception (u Origen, en su defecto) sin desvelar muchos secretos. Y yo no quiero hacerlo, pues mayor fue mi sorpresa cuando vi el filme por primera vez sin tener más idea de su argumento que salía Leonardo di Caprio y que algunas calles desafiaban las leyes físicas. A lo mejor por eso me maravilló la trama: cómo lograr implantar ideas, sin que su génesis sea descubierta. Basándose en este interrogante, Nolan desarrolla una compleja trama en la que te ves atrapado sin remedio alguna. Niveles, patadas, tótem, limbos, soñadores, arquitectos, extractores, paradojas, proyecciones, Origen.

Interpretaciones magníficas, sobre todo di Caprio: me dejó la piel de gallina con Shutter Island y ahora, en la piel de Cobb, no deja de dar la talla. Luego está el montaje, con colores llamativos, escenas repetitivas que te mantienen en vilo, pequeños golpes de música que te hacen saltar del asiento. Y, por último pero no menos importante, ese final que tantas incógnitas ha generado. Para eso voy yo al cine, para ver películas sobre las que se pueda pensar después, con tramas complejas que te dejan dudas, que te hacen volver a disfrutar del filme otra vez. Sí, dos veces he visto Inception, y aun me quedan ganas de verla otra vez. Así se hace, Nolan.

2 comentarios:

La Chica Piruleta dijo...

¡Que gran película!
La vi el otro día y salí encantadísima.
El papel de Leo también es excepcional.

Besos.

Elysium One Eyed dijo...

yo ya la he visto tres veces. Es genial :D