miércoles, 10 de noviembre de 2010

Horror vacui

multitud-antonio-saura-1982-custom Multitudes de SAURA

La expresión latina horror vacui, que suele traducirse como miedo del vacío, usualmente es empleada para designar el sobrecogimiento y la angustia que sienten los artistas cuando se enfrentan a las infinitas posibilidades de creación artística que les ofrece su materia prima. Este sobrecogimiento es causado por el desafío y sentimiento de pequeñez que implica percibir un espacio que se encuentra vacío.

Miedo al vacío. A no distinguir una obra astur y de una visigoda –bentidos arcos de medio punto y de herradura –, a meter la pata con las techumbes del templo griego o con las cubiertas características del Islam. Y odio que todo eso acabe desembocando en por qué he elegido este camino, por qué, si no me va a servir de nada. Universidad, libros, muchos libros, muchos autores, fechas, empaparse de la literatura que otros llovieron, y luego ¿qué? Miedo al vacío.

Asquerosos pensamientos pasajeros y ridículos.

3 comentarios:

Guille dijo...

¿Que por qué? Primero, porque te gusta, porque es tu vida, tu cerebro, tu papel en blanco que lo rellenas con lo que tu quieres. ¿Qué si no? Tu vales para esto, y lo demuestras con cada nube que aquí subes.
Segundo, alguien tiene que continuar el trabajo de aquellos grandes. Alguien tiene que ser el próximo.
Y siempre ha de haber quién para estudiarlos, comprenderlos y que lo sepan traer a nosotros.
No tengas miedo de un futuro que tú vas a crear.

Estás solo ante un examen, ante un examen que no te llega ni a los pies. ¡Animo, Natalia!

Rocío dijo...

Natalia, no tengas miedo de esas cosas. Yo también di Arte en bachiller y al principio cuesta mucho distinguir unas cosas de otras y parece que nunca vayas a ser capaz de hacerlo, pero con un poco de esfuerzo y de atención se logra, te lo digo yo.
No te desanimes por nada, que siempre que haya ilusión por algo merece la pena, y se ve que tú la tienes a pesar de todo así que no desfallezcas!

Espérame en Siberia dijo...

También tuve esa crisis hace poco respecto a mi carrera. Lo que yo hice fue aventurarme a tomar otro camino (no del todo alejado a lo que tenía que ver con lo que estudio) y no me ha ido nada mal. Porque no hay nada como vivir a gusto, para uno, en vez de vivir al ritmo de los demás. Así que, si lo llegas a necesitar, no te preocupes: da los pasos que tengas que dar en tu vida porque el tiempo no vuelve. Y la universidad siempre podrá esperar.

Siente un gran, gran abrazo :D