martes, 12 de abril de 2011

Inefable


(Robo esta preciosidad a Juls de su maravilloso flickr)

Eres un horizonte de instantes
y de letras en cursiva;
un mar de paréntesis y corchetes
empeñados en explicarte.
Insisten en definirte,
en colgar adjetivos
de tus pupilas.
Se obcecan en pintarte
¿con color de rosas marchitas
o de azur…?
me preguntan,
para encerrarte en un cárcel
de comillas suspendidas.
Creen esclarecerte al decir
que brillan tus ojos al mirarme,
que creces sonrisas de tarde en tarde,
que estrellas carcajadas en el parabrisas.
Con los superlativos creen tenerte
y con los infinitivos, abrazarte;
Escriben tristes poemas
y no llegan a rozarte.

Porque tú no puedes ser encerrado
en el corsé de un soneto
ni en el cinturón de la lira.

(y aun así trato de salvarte
del olvido prematuro;
trato de estudiarte
en un fracaso constante
que continua)

Por esas personas a las que no se pueden definir, y lo sabes de de ante mano y aun así caes y fracasas, porque las palabras que buscas ni siquiera existen.

2 comentarios:

Rocío dijo...

Si no existen, haz como yo, invéntalas para ellos.


:)

Guille dijo...

El problema viene después, que en tu intento de buscar palabras, me dejas a mi sin las pocas que tengo, y... ¡jopé!