lunes, 2 de julio de 2012

El verano y tú. Tú y el verano.

Con el verbo gustar:

Las fotos. Las rocas de las fotos. St James’s verde y contigo. Las luces de los pescadores. Los biquinis nuevos. Las autovías. Los semaforos. Las operaciones. Las curas. Los goles. Las sonrisas. Los espejos. Los autobuses. Tus bañadores. La toalla verde. El chapuzón. Los juegos. Los pies. Tus pies. Los shorts altos. El vestido rojo. Los pases de modelos. Las tardes de lunes. La biblioteca de Huesca. Los ventanales. La Semántica Composicional. Los regalos. Las guías turísticas. Los mapas. Las tarjetas de metro antiguas. Las gafas de bucear moradas. Las lentillas nuevas. La tarta de queso. La música. Los restaurantes retro. Las hamburguesas caseras. Los burritos al microondas. Tu coche. El pelo ondulado. La raya en medio. Las maletas. El sueño. Las siestas. Tus siestas. Las ennumeraciones. Junio. Julio. Agosto. Julio. Londres. Liverpool. Tú en julio.

____

Días suaves, entradas suaves, azules, saladas, viajeras. Repetitivas, cuantitativas, recursivas, recurrentes. Esto huele a la lentitud, a las pausas del verano. Si no me dejo caer por aquí muy a menudo, sabed que soy muy feliz.

1 comentario:

Guillermo Blanco dijo...

Te has dejado unas cuantas cosas, por no decir Todo! (tú)