lunes, 12 de noviembre de 2012

Si me llamaras.

Y aún espero tu voz:
telescopios abajo,
desde la estrella,
por espejos, por túneles,
por los años bisiestos
puede venir. No sé por dónde.
PEDRO SALINAS

Love is a flower:
you gotta let it,
you gotta let it grow.
JOHN LENNON

I wandered lonely as a cloud
WILLIAM WORDSWORTH

Supongo que él se daba entero a ella y por eso era como una nube. Supongo que ella a veces le daba un pedacito de sí misma a él. A veces. Antes de irse a dormir él tenía que besarle las yemas de los dedos, una a una, y a veces recibía a cambio un beso en el pelo. Y eso que él no dudaría en dejarlo todo y más si lo llamara: los cables de los teléfonos, las estalactitas, los pulmones, las palabras vacías, los gorriones, el solo de una guitarra, los llaveros, las cruces en el calendario, la correa del perro, los encajes, las culpas, los agujeros del queso, la piel roja de las manzanas, los lagos, las piezas de ajedrez, los cartílagos, los jerseys, las vistas desde el balcón, el despertador, los paraguas, la sal del mar, los medicamentos, las máquinas de escribir, las ventanas, los rumores, las cucharas, los silencios, los pantalones, el azúcar moreno, el esternón, los antifaces, las cortinas, los tobillos, la tabla periódica, las reglas ortográficas, la cafetera, las ennumeraciones y (quizá) los puntos a parte.

__

Tengo frío en los pies y me gusta ennumerar y citar frases bonitas. Parece que este blog ya solo sirve para eso.
¡Feliz semana!

1 comentario:

Guillermo Blanco dijo...

No me merezco todas estas palabras, y menos de ti, como tú no mereces este trato mío; egoísta.
Lo siento Nata. Sé que me vas a perdonar pero quiero disculparme. Aunque me digas que no es importante. Por fa, déjame decirte que lo siento. Siento haber dejado arrinconada que esa sonrisa que debía haber sacado de tus comisuras por desgracia múltiples veces. ¡Como tus tímidas quejas y reproches con las que inútilmente intentabas hacer que te mirara. ¿Me dejarías volver a sacártela?

Te amo, aunque no te merezca.
Lo siento.
Guille.

Por la no rutina que te obligo inconscientemente a olvidar a mi lado.