domingo, 9 de diciembre de 2012

Viajar (o crecer).

 

Habla Montaigne de un presuntuoso que ha vuelto de un viaje sin aprender nada: cómo iba a aprender, dice, si se llevó entero consigo.
ANTONIO MUÑOZ MOLINA.

A nosotros nos acecha una nueva semana, un nuevo mes, casi un nuevo año. Es ya casi lunes y mis labios saben a nuevos recuerdos. Hace dos diciembres yo viajaba a Andalucía y me encontraba en una fuente un feliz recuerdo y yo decía que feliz recuerdo es el tuyo. Añado: tres días contiguito en Cadaqués, fuera de casa, o quizá en casa, con los pies frios, bufandas nuevas, paseos por el puerto, arquitecturas imposibles, tres días, nada más, un instante, nada más, un recuerdo, un beso, un qué guapa eres y la luz que no se quiere apagar, solo unos instantes más, otra vida a tu lado.

Feliz inicio de semana.
N.

P.S.
…y porque él ya no viaja más solo porque yo estoy con él y ya estamos viajando juntos.
P.S.2. ¿Te ubicas…? (:

2 comentarios:

Guillermo Blanco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Guillermo Blanco dijo...

Jo, pues yo no he debido aprender nada de nada, porque me he llevado a mi todo enterito conmigo (a ti, cie)

Cielito, no dejes que la semana borre nuestra sonrisa, nuestras ganas de remover las cosas, y de hacer el mundo mas nuestro.Nuestros viajecitos son parte de esa obra. No dejemos que caigan en el olvido ese esfuerzo que tan poco cuesta realizar pero que tanto nos empuja hacia adelante.

¿Lo ves? Casi se ve nuestra casa al final de la calle. mi preciosa ^^