sábado, 5 de enero de 2013

Propósitos de año nuevo (o del baúl de los recuerdos).

Life is what happens to you
while you’re busy making other plans.
JOHN LENNON

Me he comprado un tarro que es una monada: ya está colocado en la mesa, delante de nuestra foto en Londres, al lado de la ardilla con la que jugabas de pequeño. Me he comprado un pequeño tarro y mi propósito de año nuevo es llenarlo de grandes cosas. El 2012 ha sido un año feo pero seguro que ha habido cosas buenas, pequeños detalles, que se me han olvidado. Nunca más. Quiero recordar todo lo bueno para hacer un buen balance del 2013, para tener un pequeño salvavidas al que agarrarme si las cosas se tuercen de nuevo o si se vuelve a acabar el mundo. Esas cositas por las que merece la pena seguir. Así que este es mi propósito: cada vez que me pase algo bueno, algo que merezca la pena recordar, lo escribiré en un papelito y lo meteré en el tarro. Cuando acabe el 2013, lo abriré y repasaré todos estos pequeños recuerdos que harán del 2013 un gran año. De momento, me voy a acordar del cotillón, del ron con cola, del anillo de bigote y de bailar contigo – unos instantes – el Danubio Azul en pijama y zapatillas de estar por casa. De momento.

¿Os animáis y compartimos propósito?
Feliz inicio de año.
N.


P.S. El detalle de la cinta es un plato con cuchillo, tenedor y cuchara. No es porque fuese un tarro destinado a mermelada, a sal o a café. No, no. Es porque este año nos lo vamos a comer. Lo sé.

2 comentarios:

Guillermo Blanco dijo...

Yo me apunto, quiero apuntar en un papel que abrir el tarro será un gran momento.

Yo tengo mucha hambre, N. ¿Y tú?

Pitt Tristán dijo...

Que sea un gran año y puedas llenar el frasco de todas esas pequeñas cosas que hacen grande la vida.