domingo, 17 de marzo de 2013

Baila conmigo.

A veces el suelo desaparece bajo los pies y las manos empiezan a buscarse.

1 comentario:

Guillermo Blanco dijo...

Y siempre se encuentran ^^