lunes, 1 de diciembre de 2008

La Zaragoza de Doña Odelinda

Aquí otro el inicio de otro de estos pequeños retratos que pronto caen en el olvido.


----




Tenía nuestra doña Odelinda los ojos más sabios que he podido observar a lo largo de toda mi vida. Era yo, por esa época, un inocente niño de tan solo diez años, que vivía en Zaragoza en tiempos que presentábanse grises. Mi familia no era de las más ricas de la capital aragonesa, pero nos permitíamos tener un buen hogar y comida para alimentarnos tanto a mí como a mi hermana Leonor.


No nos sobraba el dinero, pero teníamos lo suficiente como para tener a doña Odelinda entre nosotros. He de decir que en mi humilde opinión, doña Odelinda hubiérase quedado con nosotros sin cobrar nada, mas madre no hubiera aceptado tal cosa.


Era doña Odelinda una anciana de aquellas a las que se les marcaban las arrugas alrededor de los ojos al mostrar su limpia sonrisa y a las que gustábales recordar tiempos pasados y predecir un futuro claro y feliz, sin guerras ni reyertas de ninguna clase.


Doña Odelinda se encargaba de nuestra educación y nos enseñaba todo lo que en aquellos tiempos necesitábamos saber. Mostrábase a sí misma como una gran devota de La Santa Virgen del Pilar y nos animaba a acompañarla al templo que estaba dedicado a la patrona de Zaragoza día tras día. Mi hermana y yo nos resistíamos al principio, pero nos agradaba tanto la compañía de aquella anciana de ojos claros que la seguíamos como si su devoción por la Virgen convirtiérase en un hechizo para nosotros.


Doña Odelinda nos despertaba todos los días al despuntar el alba para que la ayudásemos en sus menesteres del día a día mientras ella nos agradaba con alguna historia de su infancia. Era doña Odelinda persona con la memoria más nítida que háyase visto nunca por aquellas zonas y con tales ansias de recordar y hacer que otros absorbiesen sus recuerdos como si de bebida se tratase que tenerla en casa con nosotros era como un milagro del Señor.

----

Espero vuestras opiniones!
Y dentro de poco comenzaré con las actualizaciones de Navidad, para colgar un trocito semanal de un relato que tengo escrito ^^

Saludos!

Nat

P.S. Hoy es mi santooo =3


6 comentarios:

C.Pumpkin dijo...

¡Que bonito! =)
Yo cuando he empezado a leer, pensaba que era el comienzo de uno de los Episodios Nacionales,te lo juro.
Me ha parecido muy tierno...muy entrañabe,...muy muy bonito!
Vas a continuarlooo? Promete mucho.

Por fin te comento! Perdona los días de atraso,es que mi ordenador...tenemos que llamar al técnico.
Mua

Carlaiel dijo...

Wowooo, mola :3 Me ha gustado, sobre todo la forma de la que la has descrito, sencilla, pero preciosa =) Felicidades, una vez más, por el relato, y por tu santo ^^

Ciaoo!
Quien-ya-tu-sabes

xD

maRini dijo...

Doña Odelinda...=) xD
Me encanta. Escribes muy bien...a mi me ha recordado a los libros de Galdós y de la generación del 98, la verdad.
Me encanta, en serio.

saludoos!!

Ladynere dijo...

O.o Cada día me sorprendes más. Me estoy leyendo ahora Nada, de Carmen Laforet, y tiene un estilo algo parecido.
Pero, de verdad, cada día te superas, está genial ^^

Y felicidades por el santo (¿eres santa y chica formal? a tu edad ya más o menos se deja de serlo y las hormonas empiezan a molestar... jaja!)

un 10 al relato, señorita!

Bss!

thurvangar dijo...

Ya lo han descrito así y me parece un adjetivo muy adecuado: entrañable. Me extendería más en elogios pero no sé qué más decir ya que no se haya dicho. Desde luego muy destacables las descripciones, muy bien tratadas ^^

Y como no me gusta ser enteramente positivo sin nada más que argumentar que decir "muy bien muy bonito" (que sí, que está MUY bien y es MUY bonito) debo encontrarle una minúscula pega que casi no es tal. Se trata simplemente de una opinión personal acerca de la expresión: yo no abusaría tanto de la unión de verbos y pronombres, porque aunque sí es cierto que le da al texto una musicalidad interesante y la impresión de salir directamente de una novela dieciochesca o decimonónica, al repetir el recurso de forma tan seguida se corre el riesgo de resultar repetitivo y/o acabar cansando. Pero digo, es una simple y mera apreciación personal.

Definitivamente: me gusta.

dreamer dijo...

Hola! :)
Bueno, no se quien eres, pero he visto que has comentado en mi blog^^
Muy bonito ese relato, tierno, muy bien escrito :)
Espero pasarme muy a menudo por aquí^^
Besos!