viernes, 5 de diciembre de 2008

Y nació la Navidad (I)

Empezamos con el pequeño cuento de la Navidad
Tiene cuatro entreguitas. Espero que lo disfruteis

_____________

“Érase una vez”… Así comienzan todos los cuentos.
Y también el cuento de la Navidad.
“Érase una vez, en una noche fría de diciembre…”



Érase una vez, en una noche fría de diciembre, un matrimonio que llamaba a la puerta de una pequeña posada, esperando encontrar un lugar donde resguardarse del frío. María, la mujer, embarazada, necesitaba un lugar caliente dónde poder dar a luz a su hijo, al que iba a llamar Jesús, pues así se lo había encomendado el ángel Gabriel.



El posadero, negó con la cabeza desde la ventana, dando a entender que allí no tenía ninguna habitación disponible, que estaban todas ocupadas. Esto mismo sucedió en las demás posadas a las que llamaron, hasta que al final, un posadero, accedió a dejarles pasar aquella fría noche en un pequeño portal donde guardaba a los animales.



Allí había una mula y un buey, que resultaron ser la única compañía que tuvieron José y María mientras esperaban a su hijo. Cuando por fin nació, María lo envolvió entre pañales y le dio calor con su cuerpo, protegiéndolo así del frío.



José preparó con la paja un pequeño pesebre para que el niño Jesús pudiera descansar y ambos, marido y mujer, se llenaron de dicha cuando el pequeño quedó dormido en brazos de su madre.


_____________


<3


Bueno, Yai y yo - ops, cuantas y xD - hemos creado un blog de diseño ^^ ROSStwins en el que podéis pedirnos todo los diseños gráficos que queráis! Esperamos vuestra visita!


Saludos!
Y feliz puente de la inmaculada!

4 comentarios:

Carlaiel dijo...

Awwww, mola el relato, todos lo debemos conocer xD Pero lo cuentas monosamente xDDD Espero leer más prontoooo :3

PD.- Blog genial, pronto pediré alguna gran cosilla =)

Wkisses,
Ya-saber-tu-quién.


xDD

Natalia dijo...

Está muy bien escrito ^_^ Me gusta, así que síguelo cuando puedas.

Besos :)

Dechis dijo...

Tu blog está muy lindo...
algo me dice que pasaré muy seguido por aquí

Besos!

thurvangar dijo...

Buenas! Me dispongo a contestar aquí a tu comentario por responder en algún sitio ^^ Así que ármate de paciencia.
Primero hablemos del Cid. Ay, de verdad. Tengo una cruz yo con esto... Es que verás, si hay algo que no puedo soportar es que me obliguen a leer: me encanta leer, pero bajo mi libre albedrío y mi libre elección. Si me imponen un libro, se le acabó la magia... Y luego está que mientras lo leía estaba leyendo otro libro más, y leí el Cid por encima para hacer el examen (que suspendí. Como tendré una segunda oportunidad para leerlo más detenidamente, ya veremos lo que pasa.

Segundo y último: Crepúsculo.
Vaya, pensé que nunca llegaría el día en que conociese a alguien a quien no le gusta Crepúsculo... xD
Quiero empezar aclarando posiciones: yo soy una persona MUY obsesiva y maníatica, una vez que me obsesiono con algo, aunque tenga temporadas de "desobsesión", perseguiré ese "tema" forever & ever. Desde que contaba unos cuatro o cinco años me viene la obsesión por los vampiros(de hecho hay una entrada bastante añeja en mi blog que habla un poco sobre ello).
Cuento todo esto porque esta es la razón primaria de que empezara a leer Crepúsculo, los VAMPIROS (bueno, eso y que me regalaron el libro).

Crepúsculo, aunque sea un libro que apesta a topicazo a unos cien metros, tiene algo, un je ne sais quoi que me enganchó y que me transmitió muchas emociones todas juntas. Pienso que ese es el quid de la cuestión, la capacidad de la historia para suscitar emociones. Así como "La sombra del viento" es un libro EXCEPCIONALMENTE equilibrado en cuanto a trama, acción, misterio y emociones, con una profundidad argumental y metafísica MUCHO más allá que la de Crepúsculo (no se puede ni comparar), Crepúsculo, a pesar de sus defectos en argumento, acción repetitiva y demasiado... Ajustado a los moldes, tiene un enorme factor a su favor: su carácter profundamente emotivo con el cual muchas personas, aunque probablemente no se sientan identificadas, probablemente sí afectadas y sobrepasadas (esto es bueno, hace pensar...).

Como punto final te diré que odio las cosas que se vuelven excesivamente comerciales. Miento. No odio Crepúsculo porque se haya vuelto hipercomercial, odio a los fans de Crepúsculo. Más bien a los fans "de masa", como los llamo yo. Sé que más de uno me matará por esto, pero la inmensa mayoría de los "fans" leen el libro por el motivo que tú misma escribiste en el blog, y cuando lo acaban, lo único que hacen es decir: "Qué bonito. Quiero un Edward." (o "Qué bonito. Quiero una Bella" no discriminemos). No escribo má porque me estoy volviendo loco hasta yo mismo...
Ciaoooo!! ^.^