sábado, 19 de septiembre de 2009

Los recuerdos son peores que las balas


Recuerdo que la llama del mechero se extinguió lentamente y que perdí su silueta en la oscuridad. Le busqué en la sombra. Le encontré temblando, mudo. Apenas podía sostenerse en pie y se arrastró hasta un rincón. Le abracé y le besé la frente. No se movía. Palpé su rostro con los dedos, pero no había lágrimas. Creí que tal vez, inconscientemente, lo había sabido durante todos aquellos años, que quizá aquel encuentro era necesario para enfrentarse a la certeza y liberarse. Habíamos llegado al final del camino.


Lo mío con Carlos Ruiz Zafón fue cosa del destino. Aquel agosto, en sus primeros días, en que yo me encontraba en un lugar que se me hace extraño y en compañía de personas a las que ya no regresaré. La Sombra del Viento reposaba en la mesilla, una mera sombra, haciendo gala del título de la novela. Leí ¿cuántas? ¿cinco páginas? ¿Qué tenía entonces que, cuando llegué a Jaca, a casa de mis primas, apareció de nuevo y me atrapó por completo? ¿Y qué sigue teniendo ahora que, con el paso de los años, me sigue estremeciendo y hace que las lágrimas acudan a mis ojos?

Siempre me digo, parafraseando al propio Zafón, que tarde o temprano - no importa cuántos libros leamos, cuántos mundos descubramos, cuánto aprendamos u olvidemos - voy a regresar. Pienso que quizá estoy sobrevalorando un libro, porque en un momento determinado de mi vida en que me encontraba de una manera determinada me apoyó y encontré en él un amigo. Pero una leve vistazo a cualquiera de sus páginas evapora todas mis dudas. Este es mi libro, y me da igual que a la gente no le parezca tan perfecto, porque a mí sí que me lo parece. Me da igual que me repitan que cómo puedo volvermelo a leer, porque sé que lo haré de nuevo, pronto o tarde.


Me da igual, porque La Sombra del Viento fue el libro que me empujó a todo y no lo cambiaría por nada, como si del propio Daniel Sempere me tratase. A estas alturas, habiéndolo devorado ya en tres ocasiones, me sigue maravillando, porque escenas como las de arriba me transmiten tantas cosas...

Besos
N

P.S. Ahora emprendo El nombre de la rosa, que me da en la nariz que no me va a decepcionar.

8 comentarios:

maRini dijo...

Ojalá todos tropezasemos con nuestro libro en la vida...
Al menos hablo por mi.Sé que si tuviese que escoger uno...vaya,no sabría cual decir.
un besooo!

Misha dijo...

La sombra del viento, y La puerta del ángel son lo dos últimos libros que em quedan por leer de Zafón, uno de mis escritores favoritos. Mucha gente, como dices, dice que es aburrido y muy malo. ¡Qué ardan en el infierno por semejante blasfemia! hahaha

Todos tenemos un libro que nos hace estremecer tan solo con abocar su titulo a la memoria.


Besos Nat
(L)
:D

Acc2chaos dijo...

Por fin me lo leí este año y me encantó (ya lo sabes) :) Jamas olvidare la cara de la Sabate cuando dijo que no le habia gustado y le soltaste: Es mi libro preferido. Se quedo atontada xD Sí, me caia mal, y sí, me encanto que defendieras un libro que a mi me estaba gustando.


Ahora me quiero leer Marina, pero con eso de Luces de bohemia que nos han mandado en clase no hay ganas.

.Amazonica dijo...

Yo leí la sombra del viento, y me gustó mucho. Es de mis faboritos pero no creo ser tan fanática. Leí otros libros de Zafón pero no me gustaron, en La sombra del viento le dio al clavo jaja
besos!! :)

Ladynere dijo...

¿Empiezas El nombre de la rosa? Espero que te guste, está en mi estantería de "libros que he releído varias veces".

(Y a mí que Zafón... nifúnifá...)

Bsos!

Un día de verano dijo...

Es genial tener un libro así..yo no recuerdo cual fue el primer libro que me encantó, pero sí recuerdo que La Sombra del Viento me introdujo en otro mundo, me cambió y que vino en una época propicia para ello, como a ti.
=)
Y de lo mío.. sin oscuridad no existiría la luz, estoy de acuerdo con ello. Tiene que existir el invierno para quitarnos la ropa en verano. El instituto y los madrugones para valorar el verano sin horarios..
Pero hasta cierto punto..no acepto tener un trabajo que no me guste.
Y supongo que aunque sea imopsible ser libre de la manera a la que me gustaría.. poca gente lo sería. Como ya escribí, ser libre de la manera que imagino, implica estar sola muchas veces.
=)

Anónimo dijo...

De todos los libros que e leido a lo largo de mi vida, el mejor ha sido "El Palacio de la Medianoche" de Carlos Ruíz Zafón, casualmente por un trabajo de clase. Es el primer libro que leo de este autor, a pesar de que tengo desde hace meses el de "El príncipe de la niebla". Se lo recomiendo practicamente a tooodo el mundo. Merece la pena!!

dolores dijo...

oooooooohhhhhhhh........
tia k profundo...jaja
ami tmbn m encanta y no quiero k se acabe asi k m dosifico a un captulo por dia....pufff
"pocas cosas marcan tanto a un lector como el primer libro que realmente se abre camino hasta su corazon; aquellas primeras imagenes, el eco de esas palabras que creemos haber dejado atras, nos acompañan toda la vida y esculpen un palacio en nuestra memoria al que, tarde o temprano-no importa cuántos libros leamos, cuántos mundos descubramos, cuánto aprendamos u olvidemos-, vamos a regresar."
palabras del propio zafón!! =)