miércoles, 30 de septiembre de 2009

Porque hay sonrisas y sonrisas...

Me entusiasmaba que mi padre sonriese con los ojos. Eso quería decir que nunca iba a dirigirme una sonrisa falsa, porque resulta imposible que a uno le resplandezcan los ojos si no está de un humor resplandeciente. La sonrisa bucal es distinta. En cualquier momento que uno lo desee, se puede fingir una sonrisa bucal, simplemente con el movimiento de los labios. He aprendido también que a toda sonrisa sincera de la boca le corresponde siempre una sonrisa en los ojos, así que os recomiendo que andéis con cuidado cuando alguien os sonría con los labios y sus ojos se mantengan inexpresivos. Seguro que es un gesto artificial.
ROALD DAHL

2 comentarios:

Misha dijo...

Hay cosas que solo podemos ver en el reflejo de una mirada. Precioso el texto Nat, cada dia me haces descubrir cosas mejores.

;)


(L)

maRini dijo...

Pues sí, hay sonrisas y sonrisas...
Como las caras de un dado,nunca se sabe a ciencia cierta que esconde.
un saludoo!