viernes, 27 de noviembre de 2009

Síntomas de amor y cólera (o la biografía de Gabo)

Os habréis dado cuenta - siempre y cuando leáis mi sección de Rincón de Lectura - de que me he leído El amor en los tiempos del cólera de Gabriel García Márquez. Ya os avisé de que desde que leí Cien años de Soledad he empezado a ver la literatura hispanoamericana con otros ojos. Tanto que ya tengo en mi mesilla La ciudad y los perros de Vargas Llosa para no quedarme atrás.

Como os decía, he leído El amor en los tiempos del cólera y, aunque todo el mundo dice lo contrario, a mí me sigue gustando más Cien años de soledad. Me pareció/parece tan increíble la forma en que desarrolla historias tan particulares para todos y cada uno de los personajes. Aunque eso no quiera decir que El amor en tiempos de cólera tenga algo que envidiar a la obra maestra de García Márquez. Simplemente palidece un poco. Paradójicamente, porque el sol del Caribe está bien presente en toda la novela.

La historia en esta novela es más "plana" - todo lo plana que puede ser la prosa de García Márquez -. Sin embargo, los dos personajes principales están tan bien definidos que esto y su estremecedora historia los marca. Lo que hace especial la novela es esa mezcla de vidas - no encuentro otra palabra mejor con que nombrarlo - que persiguen y se enlazan con las de los dos protagonistas: Fermina Daza y Florentino Ariza.


La cuestión es que Gabo, para los amigos, vendió esta novela como la dueña de retazos de su propia vida y de la de sus padres. Su padre se enamoró a primera vista de la niña - pues no era más que eso - de un condecorado coronel Márquez y aquella se convertiría en su madre, no sin antes pasar una temporada fuera arrastrada por el deseo de su padre de apartarla de esa nada provechosa unión, como cierto personaje de la novela. Otro detalle bastante comentado por ahí es que el propio García Márquez tuvo que alojarse en una casa de, digamos, señoritas y para ganarse esta estancia se dedicaba a escribirles las cartas, como cierto personaje de la novela.

Escribía cualquier cosa con tanta pasión, que hasta los documentos oficiales parecían de amor. Los manifiestos de embarque le salían rimados por mucho que se esforzara en evitarlo, y las cartas comerciales de rutina tenían un aliento
lírico que les restaba autoridad.

Ains, y a esto se resume El amor en los tiempos del cólera: a una mezcla de amor y desamor, de tan buena y mala estrella, de almendras amargas y no amarga que, sin embargo, dejan un sabor de boca muy dulce

Besos
Natalia

P.S. Esta es la típica entrada que no espero que nadie lea sino yo misma xD

5 comentarios:

Alma dijo...

No he leído nunca nada de Gabriel García Márquez y si te soy sincera, nunca se me hubiese pasado por la cabeza hacerlo :S, pero después de leer tu entrada, probablemente me lea alguno (o los dos) libros que has citado :)

Un beso :*

endlesslycarlaiel dijo...

Digo lo mismo que Alma, nunca me habría parado a leer algo de GGM, pero ahora, puede que uno de los libros se ponga a la lista de los pendientes... ^^

Carly~~

Daniela dijo...

Hola,

A mi me parece curioso que Gabriel Garcia Márquez y literaturas latinoamericanas parecidas se estén leyendo hoy en Europa, pues a mí, latinoamericana que las leyó hace más de 10 años, me parecen hoy pasadas de moda o ya no representativas de la narrativa actual de tal región geográfica. Gabriel García Márquez me parece simpático, y disfruté su lectura como todos los que la compraron (bueno, tal vez un poco menos), pero no me parece tan grande como su fama lo dice. Entre El amor en los tiempos del cólera y Cien años de soledad, esta última me parece bastante superior, pero más difícil de leer. Y aquí me detengo porque estoy por iniciar una discusión sobre la diferencia y coincidencia entre calidad literaria y fortuna comercial.

¡Un fuerte saludo!

maRini dijo...

Yo... sólo Cien Años de Soledad (el cual me encantó,sin ninguna duda)
pero viendo el gran análisis de Daniela, no me pronunciaré xD
un besito!

Amo dijo...

Fué una verdadera tortura leer El Amor en los Tiempos del Cólera para mi grupo el año pasado, creo que fuí la única que disfruté y mori de amor con esa historia exedidamente colmada de detalles !
Saludos !-