sábado, 2 de enero de 2010

Charles está ahogándose en miel






___________________________

Creo que me rejuvenecía con cada hábito adulto que iba adquiriendo. Había vivido una infancia solitaria, y una adolescencia limitada por la guerra y ensombrecida por el luto; a la dura vida de la adolescencia inglesa entre hombres, y a la prematura solemnidad y autoridad del sistema escolar, se añadía mi propio carácter, más bien melancólico y severo. En consecuencia, aquel trimestre de verano junto a Sebastian, era como si me hubiera sido otorgado un breve periodo de lo que nunca había conocido: una infancia feliz. Y aunque nuestros juguetes fueran camisas de seda, licores y cigarros, y nuestras travesuras figurasen en los primeros puestos de la lista de pecados graves, en todo lo que hacíamos había cierta frescura infantil que no distaba mucho de la alegría de la inocencia. Al final del primer trimestre tuve mis primeros exámenes parciales; había que aprobar para seguir en Oxford, y aprobé tras una semana en la que prohibí a Sebastian la entrada a mis habitaciones, y que quedé despierto hasta altas horas de la noche, con café negro helado y galletas secas, empollando los textos abandonados. o recuerdo ni una sílaba de ellos, pero el otro saber, mucho más antiguo que adquirí durante aquel trimestre me acompañará bajo una u otra forma hasta mi última hora.
"Me gusta esa mala compañía y me gusta emborracharme durante el almuerzo"; entonces bastaba con eso. ¿Haría falta ahora algo más?
__________________________________________________________

Mientras la gente sigue de resaca por la Nochevieja, yo sigo bebiendo y bebiendo de los labios de Charles Ryder y la Inglaterra decadente en la que vive. Y os aseguro que no hay nada que sepa mejor que un buen libro como Retorno a Brideshead -y más con la imagen de un joven Jeremy Irons rondando en el aire- para quitarte el frío del invierno de encima.

Natalia

P.S. Pronto pronto crítica de Crimen y Castigo :D

2 comentarios:

Nayle dijo...

Los libros te alejan de la realidad, no se qué haría sin ellos, prefiero un buen libro que una buena resaca ;)

Aqui tienes mi huella, me gusta lo que escribes, te sigo.

maRini dijo...

Juro que no es resaca.... es fiebre =S
(y no de la resaca xD)
un besito y feliz 2010 (aunque no sé si te lo felicité anteriormente xDD)
un besitoo,