miércoles, 20 de octubre de 2010

El tortuoso camino que no me lleva a tu puerta

No sé que tiene el McCa de Let it be, pero me obsesiona. Sí, sí, Ringo Starr es y siempre será mi Beatle favorito, pero si hubiera de quedarme con alguno de ellos en la sesiones de Let it be sería Paul -¡Lo siento, Billy!-. La forma en que mira a la cámara me recuerda siempre a Jacques Brel, con los ojos brillando de tristeza, como si ya adivinase esa separación del mejor grupo de la historia, esa separación que mitificó a los Cuatro de Liverpool.

Y esa claraoscura roptura se gestó en la grabación de Let it be; más específicamente cuando trabajaban en una de las composiciones de McCartney: The Long and Winding Road. Una de las increíbles obras maestras de Paul en la que habla de la impotencia y de la frustración, de nunca llegar a donde uno desea, de quedarse siempre en ese largo y sinuoso camino. El acompañamiento musical es mínimo, muy suave, y eso hace que la voz rota de Paulie se convierta en completa protagonista, trasmitiendo una corriente de emoción que es muy difícil de explicar con palabras. Dota todo esto a la canción de ese rastro melancólico que deja el Beatle en muchas de sus obras. Él mismo dijo que: "Es una canción triste. Me gusta escribir canciones tristes, es una buena bolsa en donde meterte porque puedes reconocer algunos de tus sentimientos más profundos y ponerlos dentro. Es una buena forma, te ahorra tener que ir al psiquiatra."

Es una canción triste, sí, pero más triste es su historia. Paul McCartney debía de estar bastante orgulloso de esta obra y no le hizo mucha gracia que John Lennon y Allen Klein - "nuevo" mánager de los Fab Four tras la muerte de Epstein - le llevaran la pieza a Phil Spector, músico estadounidense famoso por su wall of sound, esto es, superposición de varios instrumentos que tenía como resultado una masa de sonido a veces incluso disonante. Al parecer, John no había tocado el bajo demasiado bien durante la grabación y creían que Spector podría reducir ese daño. Algunos aseguran que John tocó el bajo mal a propósito, aunque yo no creo capaz de esto a Lennon. Sería no rayar la crueldad sino sobrepasarla con mucho. Bueno, ¿qué hizo Phil Spector? Modificar The Long and Winding Road a su antojo: a su versión orquestada no se le puede restar calidad, el acompañamiento "pega" con el tono de la canción, pero deja olvidado, a mi parecer, ese matiz personal que McCa quería darle. Cuando Paul se entera de esto, se indigna, sobre todo por el hecho de que no lo habían consultado a cerca de los arreglos. Y aquí llega el doloroso desenlace: nueve días después de que la orquesta fuera añadida en The Long and Winding Road, Paul McCarntey anuncia que los Beatles se separan.

Y por eso me produce esa mezcla de amarga nostalgia y bella admiración el escuchar esta canción: la decadencia de los Beatles y la sublimación de McCartney como compositor. Muchos dicen que el alma del grupo siempre fue John Lennon. Pues que escuchen al Paul McCartney de Let it be, al Harrison de Revolver y los acompañamientos de Starr en Abbey Road. Que los escuchen y sean capaz de decirme que el alma de los Beatles no estaba dividida en cuatro. Que escuchen esto:





Saludos y ya me perdonaréis la parrafada.
N

12 comentarios:

Guille dijo...

¿Dividida en cuatro partes? Yo quizás diría que el alma de los Beatles era la UNIÓN de los Beatles. Cuando se separaron, el alma de los Beatles se quedó en sus grabaciones. No volvió a salir nada igual. Si es cierto que no dejaron de ser los que eran, pero cuando escuchas a Paul o a Ringo en sus últimas actuaciones tocando temas de los Beatles, no es lo mismo.

Natalia dijo...

Con eso no me refería a que cada uno fuese por su lado, sino a que John Lennon muchas veces es visto como el líder del grupo y, por tanto, el único con valía dentro de él. Yo he leído literamente que John Lennon era el verdadero rockero mientra que Paul McCartney era un sentimentaloide pastelón. No se puede utilizar el talento de Lennon para desacreditar a los demás. Todos valían lo mismo, todos tenían el mismo talento y, compartiéndolo, supieron alcanzar eso que a todos se nos escapa y que es, exactamente, como tú dices, una unión absoluta que ha hecho que a día de hoy sigan siendo lo más grande.

Guille dijo...

Totalmente de acuerdo en eso ^^
Recientemente encontré en un blog una discusión sobre quién era el mejor Beatle, si Lennon o McCa. Me fastidia un montón que se deje de tener en cuenta al resto, sobretodo hoy en día cuando está más que claro que eran necesarios los 4 para que los Beatles llegaran a lo que son, tan necesarios como el agua y el aire para vivir quizá.

Surrealisto dijo...

Grande Let it be! aunque el tema de la letra sea un tanto sospechoso.

Rocío dijo...

Yo creo que el "Let it be" es el peor disco de los beatles.. me explico... no en cuanto a canciones pero sí en cuanto a unidad o compañerismo entre los 4 integrantes. Al menos, esa es la sensación que a mí me da si escucho los discos anteriores y escucho el Let it be, me da la impresión como que ya no existe esa magia, esa unión entre ellos, como si estuviera todo hecho muy independientemente... quizá el principio del fin fuera eso.
Por cierto, esa canción que has puesto es de mis favoritas, no me he atrevido ni a picarle al vídeo para escucharla porque siempre que lo hago termino llorando! jaja
Muy buena entrada, sí señora.
Besitos

Javier dijo...

Pero que pasa con las niñas de hoy. Los Beatles suponen la culminación de la industria del espectáculo el fin de la rebeldía. Cualquier acto se transforma en espectáculo, en entretenimiento, y los Beatles fueron los primeros, lo pioneros de todo este desbarajuste. Y ahora no hago más que encontrame a niñas suspirando por los Beatles. Vaya mierda.

Guille dijo...

Y simplemente por que supongan eso, a quien quiera que le guste hoy en día los Beatles, ¿debería olvidarse de ellos? Es como decir que no nos deberían gustar los libros de Harry Potter por haber sido explotados de tal manera. Con películas y toda sarta de productos. Hay que diferenciar las estrategias comerciales con el gusto por la literatura o, en este caso la música. Sí, es cierto que fueron los causantes de la explotación artística actual, pero no es lo mismo que lo que ocurre hoy en día. Si conoces su historia, fueron rechazados por las primeras discográficas a las que presentaron su música, poniendo como pretexto que ese tipo de música estaba pasado de moda. Llegaron a ser lo que son por méritos propios. La gente los conocía en el resto del mundo antes de que allí se lanzaran sus sencillos y álbumes. La explotación comercial fue posterior. Hay gente de entre 50 y 70 años que sigue hablando de ellos.
Finalmente, te puedo asegurar que la chica que ha escrito esto no le gustan los Beatles por ser una "niña de hoy". Ahórrate lo de "vaya mierda" para personas que conozcas que se lo merezcan. Pues es muy fácil criticar a quien no conoces.

Rocío dijo...

A las niñas de hoy lo que les gusta es el regeatón y los jonas brothers...
Dí que sí Natalia... Beatles forever!!!

Cel dijo...

¿Y qué coño tiene de malo que les guste a las "niñas" los Beatles?

J. dijo...

Beatles! :) gracias, Natalia.

el tio de la artista dijo...

Bueno bueno, llego tarde pero aquí estoy a poner orden. Está bien la polémica y esto da vidilla al blog. Ahora bien si muchas "niñas" de hoy tuvieran el gusto musical de mi sobrina favorita los Jonas Brother no existirían. Para mí es un orgullo y un placer descubrir canciones y grupos a Natalia aunque dentro de muy poco será ella quien me los descubra a mí. Se te quiere sobrina

Espérame en Siberia dijo...

Perdón. Es que yo no soy fan de ellos. Los escucho y disfruto algunas de sus canciones, pero hasta ahí llega. De su generación me parecen mejores otros músicos y compositores, pero respeto los gustos de los demás, bella.

Un gran, gran abrazo :D