domingo, 17 de octubre de 2010

Cierzamente

Lo he ya comentado por aquí pero, señoras y caballeros, el cierzo, el animal de compañía de todo maño, ha vuelto a Zaragoza. Se le echaba de menos, sí - al fin y al cabo es como un espectro inherente al alma de nuestra ciudad - pero ahora muerde con mucha, mucha fuerza y la ropa de invierno aun sigue en los estantes de arriba del armario. Me duelen los dedos de los pies y casi tiritan mis manos, pero este fin de semana no ha dejado de ser, por eso, increíble. Rock&Blues con una buena tanda de Los Beatles, muchos cafés y leche condensada, artistas callejeros y escalofríos de orejas. Maquillaje por aquí y por allá, pelo desordenado por el viento, Converses prestadas y camiseta de manga larga y cuello de pico. Ascensores y portales, dulces semáforos en rojo, bancos en el Ebro, búhos a las cuatro y media. Mantas ya en las camas, calcetines en los pies, calefacción inexistente y necesidad de ese sofá y ese ampli. Y sobretodo, cierzo, rugiendo en las esquinas y robándome el calor. Pero, si es el cierzo el que ha garantizado toda la magia de estos tres días, bienvenido sea. Bienvenido sea para siempre.

6 comentarios:

Guille dijo...

Muy cierzo es, ¡sin duda! Este fenómeno atmosférico endémico de nuestra ciudad, no sólo saca del armario las sudaderas y mangas largas, sino también recuerdos geniales. E incluso nos obliga a mantenernos más unidos ¿no crees?

Cel dijo...

oh siii! el frío ya está aquí*-*
Los madrileños experimentaron el cierzo y se quedaron anonadados creo yo xDDD y eso que cuando había cierzo en esos días de pilares*para mi ha pasado una eternidad* apenas era fuerte!!!
ahora viene con fuerza y con ganas de abrirme el flequillo y helarme aún más*si se puede* las manos.
Saludines!

Rocío dijo...

¿Frío? ¿Beatles? ¡¡pero si esa es la mejor mezcla!! jaja.
Besitos

Espérame en Siberia dijo...

¡Maravillosa fotografía, encanto! Siente un abrazo inmenso, desde el corazón de mi corazón :D


¡Mucha luz desde Siberia hasta Zaragoza!

Surrealisto dijo...

Viva el cierzo!

Dara Scully dijo...

¡pues claro que es cosa suya!
(yo le llamo a veces para que me cuente las pecas. a cambio le tejo calcetines gordos y manoplas)




pd: pastel
de ciruela