sábado, 2 de octubre de 2010

La Buñolería de los Modernistas

La Buñolería Modernista entreabre su puerta, y una banda de luz parte la acera. MAX y DON LATINO, borrachos lunáticos, filósofos peripatéticos, bajo la línea luminosa de los faroles, caminan y tambalean.
Retratados por Gutierrez Solana, los bohemios se mezclan entre sombras oscuras. Así vivían, siendo los antónimos de la vida tal y como se conocía hasta el momento. Por esto, aparecerán en la noche más profunda Luces de Bohemia, de Ramón del Valle-Inclán, gestando nuevos ideales desde la emblemática Buñolería. Aparecerá el Modernismo, corriente de pensamiento y más tarde literaria que surge como contrapeso al Positivismo, movimiento este último que pretendía que todo se pudiese explicar a través de la ciencia. Los modernistas defenderán, pues, la belleza más formal y exaltada, la simple sonoridad de los versos, la musicalidad del poema, la perfección técnica, la ruptura con todo lo anterior. Como figura más importante, nos encontramos con el nicaragüense Rubén Darío, que también habrá de ser uno de los personajes en el juego de luces y sombras de Valle-Inclán. En este mismo escenario aparecerá, obviamente, Alejandro Sawa, representado por Mala Estrella Max Estrella:


Y con esta fotografía de Sawa, se puede explicar la vida de los literatos bohemios. No solo su aspecto cuidado y despreocupado a la vez, la espesa barba y la frente que decían no se lavó desde que Víctor Hugo la besó, sino su mirada brillante y perdida, que lo tacha de una de las definiciones que se ha convertido en casi mi favorita para los literatos modernistas: mediúms, capaces de establecer una conexión entre el mundo real y un más allá, patria de la Bohemia.

Para terminar este breve cúmulo de ideas inspirado por las más recientes clases de Literatura de mi colegio, dejo por aquí unos bellos versos de Pedro Luis Gálvez, personaje que acabo de descubrir y del que quiero saber más. Aparece también en la obra de Valle y los versos que he encontrado de él (reflejados en su obra Negro y Azul) no hacen sino abrir mi curiosidad:

Cavar con mis manos mi fosa.
Que, cuando muera, me cubra un rosal y no una losa
no querer otra cosa
que navegar, sereno, la Laguna espantosa.

¡Pongamos un rosal sobre todos estos personajes que tanto enriquecieron España y de los que tan solo nos queda un mero y pequeño recuerdo! Adoro tener clase de Literatura para beber de la vida y obra de estos grandísimos literatos pero, sobre todo, bohemio. ¿No os encanta su aire de decandecia y de auge al mismo tiempo? ¿De perdición y máxima elevación? Mundo de contrastes reflejados en ese Madrid absurdo, brillante y hambriento.

Saludos (:
Natalia

P.S. Gracias a todos los seguidores (¡ya somos más de 70 cayendo en picado!) y sabéis que cualquier comentario será bienvenido.

1 comentario:

Safo dijo...

El modernismo es mi etapa literaria preferida! Bonito blog.
Un saludo