martes, 2 de noviembre de 2010

Degradación

Qué cansancio, me pesan los párpados y me duele la cabeza. Hoy al ir al colegio el sol brillaba y la gente ya vivía. Yo estoy acostumbrada a la oscuridad y a los tintes azul oscuro, al cierzo gris y a patearme las calles sin gente pero los buses a rebosar. Escuchar buena música en ese autobus, deseando el inicio del día, el despertar. Y resulta que ya hay luz que no deja a Evlis Costello, a los Fab Four, a los Rolling, a The Clash brillar como lo hacen normalmente de camino a la mañana. Y aun así mantengo la sonrisa, pues aun creo escuchar retazos de conversaciones del fin de semana. Asqueroso lunes que se disfraza de martes. Yo solo quería que llegara la tarde, pero todo el mundo vestía hoy ojos tristes: mis amigas, mis profesores, mis padres. Qué gran decepción, no me lo esperaba de él, es un crío. Qué gran decepción, no he estudiado Arte. Qué gran decepción, vas a llegar tarde. Qué gran decepción, hace frío y estoy cansada. Qué gran decepción, no te puedes sentar a mi lado. Qué gran decepción, ceno algo frío y sola. Entiendo ahora el mal de siglo que achacaba a los románticos: el exceso de expectativas. La degradación de un día, la decadencia de un estado de ánimo. Ahora solo quiero apagar la luz, y dormir, y ojalá mañana me despiertes tú.

3 comentarios:

Guille dijo...

Mañana será otro día. Lo sabes. Y piensa que estamos a menos camino de un nuevo fin de semana. Animo. Estoy seguro que por peores has pasado.
Eres la mejor Nata. Tú puedes con todo. ¡Un día no va acabar con tu vida!
PS: Lo sabes, ¿verdad?

Guille dijo...

PS2: Si son estupideces, son las mejores estupideces del mundo y me encantan! No tanto como tú, claro. Te adoro!

Elisa dijo...

no esteeees triiisteeeee... a que hoy te he animado con mis dibujos? xDD
seguro que todo mejora, y sonríe :D