jueves, 10 de marzo de 2011

Unamuno: se salió usted con la suya.

¡Soñar que uno vive…, pase; pero que le sueñe otro…!

¡Sí, don Miguel, que se salió usted con la suya! Que don Augusto ha muerto. Sí, sí. Su personaje. Ajá, el ente ficticio. ¿Suicidio o asesinato, me pregunto yo, la muerte de la nívola Niebla, de Miguel de Unamuno? ¡Lo que me ha sorprendido esta historia! Sabía lo esencial, pero aun así… la forma de tratarlo, el ritmo lento y absurdo al principio, las conversaciones creador-creado, el patético final, el monólogo de Orfeo… ¡Una caja de sorpresa!

Claro que me ha dado que pensar. Para aquellos que no hayan entendido nada del párrafo anterior: Niebla es una novela de Miguel de Unamuno en la que el protagonista, Augusto Pérez, tras ser engañado por su prometida, descubre que no es sino un personaje de ficción y decide rebelarse contra su autor. Curiosísimo, ¿verdad? Pero también angustioso. Imaginad: todos – o casi todos – hemos tenido la paranoia de “quizá todo esto no es más que un sueño que estoy teniendo; quizá en cualquier momento me despierte y tenga una vida completamente distinta”. Pero, como dice la cita de arriba, ¿y si es el sueño de otra persona? Y no sólo eso; ¿y si ni siquiera es sueño, sino que solo somos personajes movidos al antojo de un escritor ya prestigioso, ya frustrado, ya borracho, ya olvidado, ya muerto, ya vivo, ya triste, ya cualquier cosa. ¡Qué gran dilema! Porque… ¿es estar vivo o estar muerto? ¿es tristeza o felicidad? Porque quizá no existes, vale, pero eres arte.

Quizá exista un mundo paralelo donde los personajes de la literatura lleven una vida normal. Un mundo en donde Andréi Bolkonski lea  un ejemplar del Times todas las mañanas;  donde don Juan quizá esté casado; donde Emma Bovary se cartee con Romeo; donde Oliver Twist sea amigo de Gatsby;  donde Bernarda Alba vista de blanco.

Y a vosotros, ¿quién os gustaría que os soñase, que os escribiese?
:D

4 comentarios:

Nahar dijo...

Te gustó Niebla, eh?

Es uno de mis libros preferidos, a mí me encantó, y me llegó muy hondo, mucho más de lo que esperaba.

Rocío dijo...

En 3º de carrera leí y estudié profundamente esta novel y me impresionó enormemente. Mi profesor además, es paisano tuyo, Nata.

A mí me gustaría que me soñara y que me escribiera Nabokov. Y ser una Lolita eternamente.


;)

J. G. dijo...

siempre lo recordaré sin verlo en Fuerteventura.

buen homenaje.

Irene Adler dijo...

Ah, me encanta Unamuno y sus dilemas... cuánto tiempo llevará Niebla en mi lista de lectura, me están entrando ganas de empezarlo ya mismo. Me ha gustado lo de "quizá no existes, pero eres arte" ;)