domingo, 15 de mayo de 2011

Pictoribus atque poetis omnia licent

A los pintores y a los poetas – a los artistas - todo se les consiente. Y yo, artista, pues no sé, pero bloggera al menos, así que se me cosiente estudiar mi examen global de Latín en el blog. Así aprendéis un poco de etimologías, que son interesantísimas.

Me ha sorprendido mucho estudiarme las 40 etimologías, porque – una vez más – me demuestran que el latín no está tan muerto como algunos piensan. Echad un vistazo a una palabra tan común como circunstancia. Viene del latín circumstantia, formado este vocablo a su vez por el prefijo circum (al rededor de) y el verbo stare (permanecer, estar). Así que circumstancia es aquello que está alrededor de algo que permanece, algo que está; es decir, todas esas cosas que nos vienen dadas y que nosotros no podemos cambiar. “Yo soy yo y mi circunstancia”, decía Ortega, “y si no la salvo a ella no me salvo yo”. ¿Qué deducidmos de este híbrido de filosofía y latín? Que hay que sacar el máximo partido a nuestras circunstancias, sean cuales sean.

Otro ejemplo de mis favoritos: egregius formado por ex (fuera) y grex-gregis (rebaño): literalmente, fuera del rebaño; egregio: aquel que sobresale por encima de los demas. O praesidens (prae y sedere): el que está sentado al frente. ¿Y qué me decís de obvio? Del latín obvius: prefijo ob (frente a) y sustantivo via (camino): que se encuentra frente al camino, tan evidente que sale a nuestro paso. ¿No os encanta? Y secreto, una palabra que utilizamos bastante a menudo: sustantivo derivado del verbo secernere, formado por se (apartar) y cernere (analizar): separar algo, alejarlo de los lugares donde pueda ser analizado. Y explicar: ex (hacia fuera) y plicare (hacer pliegues): hacer pliegues hacia fuera, desenrollar algo para que el otro lo entienda. O suplicar: ponerte por debajo de los pliegues. O implicar: meter a alguien entre los pliegues, hacerlo partícipe.

¡No me digáis que, cuando menos, no es curioso!
Ains, el latín, que infravalorado está.
Aunque como hecho anecdótico señalar que se publicó a mediados del siglo XX un diccionario para traducir al latín términos actuales, con ejemplos tan graciosos como salivaria gummis (chicle), absurda symphonia (jazz), homo machina (robot), curatio per chimica medicamente (quimioterapia) o fulminea verticularum occlusio (cremallera).

Acabad bien el domingo y deseadme suerte para el examen de mañana. Aunque alea iacta est.

^^
Nata

P.S. Detecté mi nivel de frikismo latino cuando mi compañero Miguel y yo nos alegramos de que cierto profesor pronunciara bien dicendi.

3 comentarios:

Cel dijo...

al final se me van a quedar solo esas etimologías xD

Miguel dijo...

¡Yuhu, vivan los frikis latinistas! ¡Suerte con el exámen de mañana/hoy, Natalia!

PS (Post Scriptum jaja): ¡Gran entrada la de hoy!

Surrealisto dijo...

Ey te paso esto que igual te interesa: http://surrealisto.blogspot.com/2011/05/altercado-poetico.html