domingo, 2 de octubre de 2011

Septiembre

Septiembre ya se ha ido y no le he dedicado una de esas entradas que luego cambian vidas como me sucedió hace dos años. Pero Septiembre siempre llega con retraso al blog, así que no debéis extrañaros.

En el Septiembre del año 2009 anunciaba –sin saberlo- mi nueva forma de vida: la no-rutina (descrita por Cortázar sin que yo lo supiera). En el Septiembre del año 2010, me dijiste: hace un año que escribiste tu entrada de la no rutina; me lo dijiste en un banco marrón y de noche cerrada. En el Septiembre del año 2011 – aunque ahora sea octubre y os resulte repetitiva –, sigo creyendo en la no-rutina, y os animo a todos a acogerla y disfrutarla: escuchad a Cortázar, entendedla, vivir como si cada día fuera nuevo, sed un poco Nietzsches en eso.

En Septiembre del año 2011 soy universitaria, aprendo cosas nuevas, sigo más o menos escribiendo, sigo cayendo en picado pero con un gran paracaídas, sigo leyendo, sigo durmiendo con peluches, sigo llamando bancos de la expo a los bancos que no lo son, sigo maravillándome con Two of us y sigo siendo extremadamente débil cuando la ponen a todo volúmen desde el piso de arriba, sigo despertándome temprano para leer con el café, sigo renanciendo cada día, sigo sin dejarme ahogar por la rutina.

Feliz septiembre a todos
(aunque ya se haya extinguido)

Natalia

3 comentarios:

Guille dijo...

Y lo curioso de verdad es que hayas conseguido hacer que otros, también inconscientemente adopten esa no-rutina. Es gracioso ver como lo que antes entendíamos por septiembre no se parece en nada a lo que hoy en día significa, ¿verdad?
Gracias, Nata

Sentimentiras dijo...

Y feliz octubre, Natalia, que empieza ahora haciéndonos cosquillas :)

J. G. dijo...

septiembre se tenía que quedar y no irse