sábado, 17 de octubre de 2009

Apártense, vacas, que la vida es corta

Úrsula maldice en el libro el momento en que el pirata Francis Drake puso un pie en Riohacha. Yo, en cambio, lo bendigo desde hace unos días, desde que Gabriel García Márquez me atrapó irremediablemente. La prosa de García Márquez es un laberinto. No sé cómo no me perdí con tantos Aurelianos y José Arcadios Buendía. Pero la cuestión es que salí de él pletórica de alegría, porque todo lo que he oído a cerca de que Cien Años de Soledad es una obra maestra de la literatura -hispanoamericana en particular y de la mundial en general - es completamente cierto.

Las letras, las frases, los párrafos, las hojas se me caían de las manos. Recostada en un sillón, con una manta cuidando de mis pies, las 756 páginas de esta novela se me pasaron volando. Cuando lo terminé y leí la última palabra e incluso el último espacio en blanco, sentía una agradable calidez por todos y cada uno de los personajes y casicasi se dibujaba en mi cabeza el árbol genealógico de la familia Buendía.

Sí, porque Cien Años de Soledad es un historia de amor y desamor, de tradición y olvidos, de silencios e historias que van de boca en boca, de oído en oído, y sobre todo de soledad - valga la redundancia - pero una soledad compartida, cual maleficio, por una estirpe en la pequeña aldea de Macondo. Y cuando me pregunten de qué trata esta novela, solo habré de citar el incio, porque este ya te abre el apetito en gran medida:
Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en su padre lo llevó a conocer el hielo.

Y eso, apártense las vacas que la vida es muy corta. Si tuviera una lista de libros imprescindibles para la vida misma, Cien Años de Soledad estaría sin duda en este aun hipotético ranking

3 comentarios:

maRini dijo...

Sabes? me has hecho desear tener tiempo para recostarme en un sillón, con una mantita y un buen libro.
Pero en fin, me esperan dos largos temas de geografía y los ejercicios de contabilidad de economia ¬¬ asi que bueno, tendré que dejar la experiencia para otra ocasión xD
PD: Creo que de García Márquez no he leído más que Relato de un Náufrago( y no me pareció nada de otro mundo)
un saludoo!

Beatriz dijo...

Libros así existen pocos, y es una pasada como te atrapan sus frases y sus palabras. Muy buena entrada Natalia, besos :)

Nelson dijo...

Ese libro lo leí hace muchos años durante un fin de semana. Desde que empecé no pude parar hasta que lo terminé casi de una sola.